Prensa

Contactar

La compañía

Negocio / Economía

La conducción automatizada de Bosch por autopista será una realidad en 2020

Coches que conducen solos

- Bosch espera que los sistemas de asistencia al conductor generen unas ventas de mil millones de euros en 2016
- En 2014, Bosch suministró más de 50 millones de sensores de entorno y espera fabricar su sensor de radar número diez millones en 2016
- La creciente automatización tiene el potencial para reducir las tasas de accidentes hasta en una tercera parte
- El marco legal debe de seguir el ritmo de los avances tecnológicos
- La adaptación de cada vehículo de pruebas requiere 50 nuevos componentes de Bosch, 1.300 metros de cable y 1.400 horas de trabajo
- Se han completado ya más de 10.000 km de pruebas de conducción automatizada por carreteras abiertas


Madrid, 10 diciembre 2015. - Para Bosch, la conducción automatizada no es un sueño, sino una realidad. El proveedor de tecnología y servicios ya está logrando un notable éxito comercial y tecnológico en esta área. "La conducción automatizada es la consecuencia del auge del mercado de sistemas de asistencia al conductor," asegura Belén Aranda, responsable para Europa del proyecto de conducción automatizada de Bosch, en el transcurso de la conferencia de prensa convocada por Bosch España, el 10 de diciembre de 2015, en Madrid, para dar a conocer los avances tecnológicos, desarrollos y planes de introducción de los sistemas de conducción automatizada. Las ventas de Bosch en este campo están aumentando actualmente a un ritmo del 33 por ciento anual y la empresa prevé que, en 2016, sus ventas en sistemas de asistencia al conductor superen, por primera vez, los mil millones de euros.

Desde la propulsión a la conectividad - Bosch lo ofrece todo

Bosch es un experto en todas las tecnologías necesarias para el desarrollo de la conducción automatizada. Estas incluyen no sólo el propulsor, los frenos y la dirección, sino también sensores, sistemas de navegación y soluciones de conectividad dentro y fuera del coche. Como dice Belén Aranda: "Bosch desarrolla todo, desde los componentes individuales hasta el sistema completo". Por ejemplo, los sensores de Bosch tienen una gran demanda: El pasado año, la compañía estableció un nuevo récord con la venta de más de 50 millones de sensores de entorno destinados a los sistemas de asistencia al conductor. El número de sensores de radar y vídeo vendidos se duplicó en 2014, y lo hará de nuevo en 2015. Se espera que su sensor de radar número diez millones salga de la línea montaje en 2016.

Unos 2.000 ingenieros trabajan en los sistemas de asistencia al conductor de Bosch

El número de empleados que Bosch dedica a este campo atestigua el creciente éxito de la empresa. Actualmente, cerca de 2.000 ingenieros están trabajando en la puesta a punto de sus sistemas de asistencia al conductor. Esta cifra supone un incremento de más de 700 personas con relación a hace tan sólo dos años. Los sistemas de asistencia al conductor sirven de base para la conducción automatizada. Hoy en día, ya están ayudando a los conductores a cambiar de carril, a permanecer dentro de su carril y a frenar cuando se encuentran ante un obstáculo. Según un reciente estudio de Bosch y el RACC, la frenada automática de emergencia podría evitar más de 270 muertes al año en accidentes de tráfico en España. Además, un conocido fabricante europeo de automóviles está ofreciendo vehículos de serie que cuentan con sistemas de asistencia para realizar maniobras de esquiva y giros a través del carril contrario, así como del asistente para atascos de Bosch. "A medida que avanzamos hacia el coche autónomo, vamos introduciendo nuevos sistemas de asistencia al conductor", dice Lorenzo Jiménez, responsable de prensa y marketing del área Mobility Solutions de Bosch, durante el evento. Los conocimientos y la experiencia que Bosch está adquiriendo a raíz de estos sistemas se aplican directamente al desarrollo de la conducción automatizada, dándole así un serio impulso.

La conducción automatizada mejora la seguridad, la eficiencia y la comodidad

¿Conducir o ser conducido? Bosch se encuentra a pocos años de estrenar una tecnología que proporcionará a los conductores la posibilidad de elegir entre ambas alternativas. "Gracias a nuestro sistema de piloto automático para autopistas, a partir de 2020, podremos ver coches altamente automatizados que conducirán ellos solos por las autopistas," asegura Belén Aranda. En la conducción altamente automatizada, el vehículo asume temporalmente la plena responsabilidad de las tareas de conducción. "El coche se convierte en el chófer y el conductor en el pasajero". Esto mejora, sin duda, la seguridad en las carreteras, pero también exige grandes dosis de fiabilidad técnica. Por otra parte, se requieren cambios fundamentales en la arquitectura del vehículo. "Por lo que respecta al desarrollo de la tecnología, Bosch está en una buena posición", asegura Aranda.

Comprender en profundidad todos los sistemas del vehículo es la clave del éxito

La conducción automatizada afecta a todo el automóvil: su sistema de propulsión, frenos, dirección, instrumentos de visualización, navegación y sensores, así como a la conectividad dentro y fuera del vehículo. La clave del éxito se basa en un conocimiento profundo de todos los sistemas. Pocas empresas de automoción en el mundo tienen tanto conocimiento en esta área como Bosch, especialmente desde que, a principios de año, completó la adquisición del especialista en direcciones ZF Lenksysteme GmbH, conocido ahora como Robert Bosch Automotive Steering GmbH. Bosch cuenta con dos equipos que trabajan en la conducción automatizada, uno en Abstatt, Alemania, y otro en Palo Alto, Silicon Valley, al norte de California (EE.UU.), donde están desarrollando la conducción automatizada desde 2011.

La conducción automatizada busca, ante todo, lograr que el tráfico por carretera sea más seguro. Cada año, se estima que 1,3 millones de personas en todo el mundo mueren en accidentes de tráfico. En el 90 por ciento de los casos, el accidente se puede atribuir a un error humano. "En situaciones críticas de conducción, una ayuda adecuada puede salvar vidas", dice Aranda. Las investigaciones sobre accidentes realizadas por Bosch apuntan a que el aumento de la automatización podría reducir los accidentes hasta en una tercera parte. Además, la conducción automatizada hace que el tráfico rodado no sólo sea más seguro, sino también más eficiente. Estudios realizados en Estados Unidos indican que la aplicación de estrategias predictivas de conducción por autopista puede suponer un ahorro de combustible de hasta un 39 por ciento.

Requisitos legales: los gobiernos y las asociaciones deben actuar

Sin embargo, es igualmente importante que los gobiernos establezcan el marco jurídico necesario para la conducción automatizada. "La legislación debe de seguir el ritmo de lo que es técnicamente posible", asegura Aranda.
La conducción altamente automatizada no puede hacerse realidad a menos que se realicen cambios legales. Una limitación legal con la que nos encontramos actualmente es la Convención de Viena sobre la circulación vial de 1.968, que dictamina que los conductores deben mantener el control de su vehículo en todo momento. Hasta ahora, esto descarta la conducción altamente automatizada. Sin embargo, hay señales inminentes de cambios en las regulaciones que se aplican en numerosos países. Una posibilidad sería permitir la conducción automatizada, siempre que el conductor sea capaz de anularla o desactivarla. El debate sobre cómo revisar los reglamentos para permitir esta excepción está sobre la mesa.
Al margen de la ley, las homologaciones de vehículos presentan otro obstáculo. El reglamento R.79 de la CEPE, la Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa, sólo permite la intervención automática en la dirección hasta un límite de 10 kilómetros por hora. Hasta ahora, sólo ha habido tímidos intentos dirigidos a cambiar esta normativa. Sin embargo, un grupo informal de trabajo de la CEPE está trabajando en el tema.
Otro asunto que quedaría por resolver sería la validación de los tests realizados, ya que usando los métodos actuales, un pilotaje automatizado por autopista tendría que completar las pruebas equivalentes a varios millones de kilómetros recorridos antes de que pudiera entrar en fase de producción. Bosch está trabajando ahora en nuevos enfoques basados más en la simulación.

Vehículos de pruebas Bosch: inteligencia artificial sobre cuatro ruedas

En la A81 de Alemania y en la US i280, Bosch está demostrando lo que ya es técnicamente posible. Desde principios de 2013, los ingenieros están conduciendo vehículos altamente automatizados por las carreteras públicas. En un primer momento, estos vehículos estaban basados en el BMW Serie 3 Touring y, desde mediados de 2015, se complementan con dos vehículos eléctricos puros "S Model" del fabricante Tesla: "Combinan dos tendencias de la industria del automóvil: electrificación y automatización. Esto presenta un desafío particular, pero con el que Bosch disfruta", explica Belén Aranda.

"Nuestros ingenieros han completado ya más de 10.000 km de pruebas sin el menor problema", continúa Aranda. Los vehículos conducen por sí solos a través del tráfico abierto acelerando, frenando y realizando adelantamientos, según sea necesario. También deciden ellos mismos y, en función de la situación del tráfico, activan los intermitentes correspondientes y cambian de carril. La base de todo esto se encuentra en los sensores, que proporcionan una imagen detallada del entorno del vehículo. Además, TomTom, socio tecnológico de Bosch, suministra un mapa dinámico, muy detallado, que ofrece información importante relativa a la situación del tráfico en cada momento. Un ordenador utiliza toda esta información para analizar y predecir el comportamiento de los otros usuarios de la carretera y, sobre esa base, toma las decisiones pertinentes sobre la estrategia de conducción de los vehículos altamente automatizados. "La tecnología de Bosch está configurando coches inteligentes", concluye Aranda.

Modificar los coches de pruebas: 1.400 horas de trabajo y 1.300 metros de cableado

Antes de que los coches de pruebas puedan empezar a conducir por ellos mismos, son necesarias una serie de modificaciones. En el caso de los nuevos modelos eléctricos de Tesla, Bosch invirtió 1.400 horas de trabajo en instalar 50 nuevos componentes - entre ellos una cámara de vídeo estéreo - y tendió 1.300 metros de cable nuevo. Hay una buena razón para realizar todo este trabajo. Los vehículos altamente automatizados deben ser capaces de funcionar de manera segura, incluso si un componente fallara. La única manera de lograr tal fiabilidad de funcionamiento es mediante una estrategia de diseño que incluye la redundancia de sistemas de seguridad críticos, tales como el frenado y la dirección. Por ejemplo, los vehículos de pruebas Tesla incorporan, además del Programa Electrónico de Estabilidad, ESP, el servofreno electromecánico iBooster. Estos componentes de Bosch pueden frenar el coche independientemente el uno del otro, sin necesidad de intervención del conductor. Otros elementos vitales como la fuente de alimentación y las unidades de control electrónico (ECUs) también se aseguran en forma de sistemas de back-up.

La conducción altamente automatizada cambiará la interfaz hombre-máquina y exigirá conceptos modernos en la comunicación entre el coche y el conductor. El conductor debe de ser capaz de actuar de forma intuitiva y utilizar el sistema. Gracias a sus innovadores displays para el salpicadero, Bosch está ofreciendo ya soluciones prometedoras en este ámbito. Así, por ejemplo, mediante el uso de head-up displays, Bosch muestra informaciones prioritarias como la velocidad, las indicaciones de navegación y las alertas directamente en el campo visual del conductor.

Related link: http://www.automated-driving.com
Contacto para la prensa:
Lorenzo Jiménez
Teléfono +34 91 3279 226
E-Mail: comunicacion.bosch@es.bosch.com


ES 730 - December 2015

Downloads:

image
image
   Foro de Prensa

*) Puede abrir las imágenes en formato JPEG haciendo clic en el icono Imagen*. Para guardar una copia de la imagen en su disco, pulse el boton de la derecha de su ratón y seleccione "Save image as".

  Inicio de página